EnRuta

con

Condesa de  Mar

Buscar
  • Condesa de Mar

Petunia se hizo guerrera


Hoy les contaré un cuento, léeselo a tus hijos o sobrinos se trata de una niña de una imaginación desbordante que luego de soñar decide ser una Guerrera Espartana, la protagonista ya la conocen de llama Petunia.


De cómo Petunia se hizo guerrera


Petunia es una niña muy inquieta, cada día se despierta con un proyecto en mente, hoy saltó de la cama diciendo ser una guerrera espartana cuyo nombre es Anilatac.


Petunia tal como hacia de niña se encaramó en el placard en busca de algunos trapos con que hacerse un atuendo, escarbaba como una ratita entre el motón de ropas mientras preguntaba a mamá


– ¿Mamá había mujeres guerreras en Esparta?


– ¿De donde sacaste eso de Esparta Petunia??


– Soñé que era una niña de Esparta y que un dios me daba una espada

y me hacia una gran guerrera!


– ¡¡Petunia sueñas cosas muy locas!! –


Dijo mamá mientras recogía el tiradero de Petunia


Petunia entonces salió al jardín a jugar como toda una guerrera ataviada con sus trapos y su espada de palo de escoba, saltaba y corría entre los arboles.


Escapando de sus imaginarios enemigos, de pronto brincó a la piscina gritando



– “ escapemos todos al río!!!”


Petunia gritaba mientras nadaba como una sirena


– “salgamos en la otra orilla compañeros!! “



Petunia escapa de sus enemigos nadando


Y trabajosamente trataba de subir por un costado de la piscina, Petunia tenia una energía enorme, salió al fin de la piscina corriendo entre los árboles, agazapándose de sus enemigos cual guerrera experta.


Su árbol favorito era un limonero, cada vez que podía se subía a ese árbol y este juego de guerra era el ideal para su juego y poder encumbrarse a lo más alto del limonero era fantástico, de ahí hacia las veces de vigía para sus compañeros imaginarios.



¡Petunia de vigía!

– ¡Compañeros por el norte se vienen las tropas enemigas preparen el ataque!


y ella misma se respondía:


– Sigan todos a Anilatac por la derecha!


Bajaba entonces del árbol como un bólido a ponerse en guardia, Mamá la miraba desde la cocina atenta a sus salvajes movimientos


Blandía Petunia su espada de palo como una guerrera experta, mientras vociferaba jerigonzas que solo ella entendía


Petunia en "espertano" aleona a sus soldados


Mamá se sorprendía cada vez de la inventiva de Petunia, si hasta se inventó un lenguaje “ espertano” que hablaba con sus compañeros de guerra imaginarios.


La guerra duró hasta el atardecer, cuando Petunia agotada decidió poner fin a la guerra y decretar la paz en toda Grecia.


Fin




Petunia es un personaje ficticio, pero también es mi hija y estas son sus reales aventuras, así como con "Petunia" tu puedes hacer que tus hijos sean protagonistas de sus propias historias, ¿Recuerdan cuando Petunia me preguntó si había mujeres guerreras de Esparta? esto le respondí :


“Las mujeres espartanas gozaron de más derechos e igualdad con los hombres que en ningún otro lugar del mundo de la antigüedad clásica y muchísimo más que hoy en día... pero


Un poquito de historia:


Las mujeres de Esparta disfrutaban de un estatus, poder y respeto desconocidos en el resto del mundo clásico. Aunque las espartanas estaban oficialmente excluidas de la vida militar y política, gozaban de alta consideración como madres de los guerreros espartanos, por lo tanto, “Anilatac la niña guerrera” que representó Petunia en este cuento no podría haber sido guerrera, sin embargo, como mujeres hubieran sido respetadas y consideradas como iguales en todos los otros aspectos.


Dale a tus hijas la posibilidad de aprender historia jugando, porque el juego no importa cual sea, no tiene género definido, no hay juegos para varones y juegos para mujercitas... los juegos son para los niños, y son inclusivos e igualitarios y mas que nada divertidos.


Y como nota final mi hija estuvo en Grecia hace unos años y recorrió los parajes que en su imaginación, jugó su niña guerrera " Anilatac".



– «Los juegos son la forma más elevada de la investigación»
Albert Einstein.